10 hábitos De Las Personas Con Fuerza Mental.

Publicado por el 17/12/2019. Categoría: Blog

lider emprenderdor

“A fuerza de construir bien,

se llega a buen arquitecto”.

Aristóteles

Fuerza mental es combinar pasión, tenacidad y resistencia para sobreponernos a las dificultades y apegarnos a nuestros objetivos hasta convertirlos en realidad. Como se desprende de este concepto, una gran fuerza mental es una de las características más deseadas en un emprendedor.

Tal como la inteligencia emocional, la fuerza mental no es una característica innata de las personas, sino habilidades que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas y, por tanto, puede ser entrenada igual que entrenamos un músculo en un gimnasio.

De hecho, nuestro propio emprendimiento  y la vida diaria nos colocan frente a situaciones ideales para hacernos cada vez más fuertes mentalmente, siempre y cuando sepamos identificarlas y utilizarlas a nuestro provecho, hasta que se conviertan en verdaderos hábitos y una filosofía de vida.

10 prácticas de las personas fuertes mentalmente

Lucha cuando te sientas derrotado

Hay dos opciones cuando afloran los momentos difíciles: vencer el obstáculo y ganar experiencia o dejar que te detenga. Somos gente de hábitos, así que el que se acostumbra a lidiar con situaciones tensas adquiere la seguridad necesaria para enfrentarlo todo, porque sabe que de cosas más complicadas ha sabido salir.

Retrasa la gratificación

La paciencia y entender que el éxito no llega de inmediato es otra habilidad del emprendedor con fuerza mental. Todos nos sentimos tentados a salir a festejar con nuestras primeras ganancias y darnos la vida que creemos que merecemos, pero el emprendedor inteligente sabe que para afianzarse necesita esperar.

Los errores son parte del proceso

Como emprendedor, no debes malgastar tu tiempo en lamentaciones por haber hecho algo mal. Los errores son peldaños en la escalera de la experiencia, y lo importante es no hacer caso de la opinión de los demás y seguir decidiendo lo que nos parece correcto en base a nuestros objetivos y conocimientos.

Mantén tus emociones bajo control

Por supuesto que estamos tentados a caer en la trampa de las emociones negativas, pero estas no deben nublar tu juicio. Si no piensas con claridad pierdes la determinación, el porqué de tu batallar cotidiano. Asimismo, el exceso de entusiasmo puede llevarte a impulsos y gastos innecesarios. Siempre la templanza es la mejor política en cuanto a las emociones.

Haz lo que más temes

Es posible que no resulte placentero, pero hay que tomar estas decisiones molestas si son lo mejor para ti y tu emprendimiento. Despedir un empleado, negociar con un competidor, desechar una idea… aunque no sea de tu agrado, es mejor pasar rápido por el trago amargo y seguir adelante que quedar inmovilizado por algo a lo que tienes miedo.

Confía en tu instinto

Sin tomar decisiones apresuradas, confía en lo que tu sexto sentido te alerta. Luego de mirar una situación desde varios ángulos, es mejor tener confianza en tus decisiones que quedar paralizado dudando: si te parece bien y se siente bien, adelante.

Lidera cuando nadie te sigue

La capacidad de confiar en tus potencialidades y sortear una dificultad cuando nadie cree en lo que haces no solo causa satisfacción cuando se lleva una tarea al éxito, sino que refuerza tu imagen de líder a los ojos de los demás.

Céntrate en los detalles

Las personas dotadas de fuerza mental trabajan bien bajo presión, y las contingencias no les impiden apreciar los detalles y aristas de lo que están haciendo. Mientras más sobrecargados, comienzan a funcionar a un nivel más alto hasta que limpian su agenda de pendientes.

Sé amable siempre

Aunque no quiere decir que se dejen avasallar por nadie, las personas con gran fuerza mental no bajan al nivel de las personas que son groseras. No dejan que estas personas negativas los contaminen: los tratan como a los demás.

Responsabilízate por lo que haces

No importa si un problema deriva de una equivocación tuya: fue tu decisión y por lo tanto te responsabilizas con las consecuencias y lidias con ellas. Las personas fuertes mentalmente se preocupan por los resultados, no por su ego, así que no buscan culpables sino soluciones.

Artículos relacionados