Emprendedor, Cuidado con la Rutina!

Publicado por el 29/01/2018. Categoría: Blog

“El progreso consiste en navegar siempre

en contra de la corriente, que es la rutina”.

Clemente Ricci

La euforia del fin de año pudiera decirse que se prolonga sólo unos días a principios del inicio de enero. Luego llega la rutina: el enemigo de la superación, la creación y la recreación de las metas. Los objetivos que implican cambios en su mayoría se quedan en nada por el apego a la rutina, la costumbre, eso que erróneamente consideramos como “algo seguro”.

Por lo tanto, igual que te trazas crear nuevas metas, también es hacer es bueno crearse nuevas rutinas de vida. Con ellas también avanzarán los sueños y las metas, pero de uno en uno.

En contra de la rutina

No hay que desesperarse pensando que todos nuestros proyectos se harán realidad de golpe. Se necesita un plan, es cierto, pero sin crearse expectativas cuando se encuentren ahora mismo fuera del alcance de nuestras posibilidades. Para decirlo de otra manera, de seguro se ha encontrado con ya con la idea necesaria para crear un establecimiento más novedoso o emprender el crecimiento y la expansión de los que ya tiene con ideas geniales.

Ahora bien, el paso de una idea a la realización de la misma tiene que ser realista y objetivo, pues la euforia es un estado de alegría exacerbada que puede conducir al fracaso por dar como hecho que todo es seguro.

No puede usted con una lámpara iluminar toda una avenida: para esto se necesitarían muchas lámparas. Con esto quiero decir que para lograr un buen emprendimiento se necesita de un método de inversión-recompensa, y para ello requiere de asertividad en el negocio: no sea que sus altas expectativas lo hagan caer de golpe y porrazo, algo que sucede con más frecuencia de lo que se piensa.

Es beneficioso y productivo trazarse metas a corto, mediano y largo plazo y por supuesto lo más importante: saber cómo llevarlas a buen término. Se puede tener grandes sueños, y en eso estamos de acuerdo. Pero lo importante es que no se basen en la euforia para morir con la rutina. Lo importante es hacerlos metas de vida, no de año.

Los grandes emprendedores de todos los tiempos han comenzado poco a poco, con energía, constancia, satisfacción y felicidad por los logros obtenidos. ¿Por qué usted no?  Tenga el convencimiento de que eres uno de ellos, sin establecer comparaciones: sólo estableciendo sus propios métodos. Ser genuino y auténtico es lo que le otorgará su sello personal a todo cuanto haga. No es tan difícil como pueda pensarse.

Para luchar contra la corriente

Te propongo algunos consejos que de seguro ayudarán y pueden convertirse en una guía a seguir para obtener buenos resultados en tus emprendimiento.

  • Rompe con la rutina: que algo esté funcionando bien no significa que lo haga siempre. Por otro lado, suponiendo que así sea, entonces ¿por qué no emprender algo novedoso?
  • Evita las preocupaciones excesivas. O mejor, ocúpate de ellas.
  • No mezcles tu vida personal con el trabajo.
  • Ten criterio propio: no permitas que los comentarios negativos te amilanen y tampoco permitas que los elogios te cieguen. Sea realista.
  • Se amable para contigo: quiérete y confía en tu potencial.
  • Se constante en tus propósitos: si algo fracasa, siempre encontrarás otra opción.
  • Sonríe a la vida: ser positivo y optimista es el primer paso para cualquier propósito que te propongas.