Gastronomía y Timidez: Dos Ingredientes Que No Ligan.

Publicado por el 30/12/2017. Categoría: Blog

“La timidez es una condición ajena al corazón,

una categoría, una dimensión que desemboca

en la soledad”.

Pablo Neruda

¿Qué es la timidez? Los psicólogos dicen que es una sensación de inseguridad o vergüenza de una persona ante situaciones sociales nuevas que impiden u obstaculizan la interacción con los demás. El tímido no habla, no interacciona…no se comunica bien con el medio que lo rodea, y como te darás cuenta de esta forma no puede relacionarse bien con los clientes o con sus compañeros de trabajo.

En realidad, buena gastronomía y timidez son dos conceptos que van completamente en contra, pues una de las condiciones necesarias para que el cliente goce de una experiencia gastronómica favorable que le haga regresar a nuestro negocio es precisamente que se entable una comunicación fluida y clara con el personal de servicio.

De la misma forma, un mesero tímido no podrá jugar bien su papel como vendedor principal de los productos que se ofertan en el restaurante, por lo que su papel no será tan efectivo y no le reportará ganancias ni al restaurante ni a sí mismo. ¿Y qué me dices si el manager del establecimiento es la persona tímida? Todo un desastre: no se puede ser líder y no tener buenas cualidades comunicativas.

Un lastre, no un ancla

Por fortuna, no importa si esa timidez procede de algún trauma de la infancia, de la crianza o debido a cualquier otra causa: siempre podemos enfrentarnos a ella y vencerla. Si bien es cierto que esa habilidad de comunicarse fácilmente parece nacer de forma natural en muchas personas, de la misma forma pueden practicarse y desarrollarse sin demasiadas complicaciones.

Para ello, lo primero que debe hacer la persona tímida es romper el círculo vicioso donde está encerrado, ese “no me atrevo por temor al fracaso, y fracaso porque no me atrevo”. Hay que motivarse para hacer los cambios necesarios en nuestra personalidad para cambiar nuestra forma de enfrentar las relaciones interpersonales.

Borrando nuestra timidez

Ahora, ya que estás dispuesto a sobreponerte a tu timidez, estos consejos te serán sin duda valiosos:

  1. Aprende a prestar atención a tus cualidades positivas más que a los aspectos que no te gustan.
  2. Al enfrentar a una situación que requiere que venzas la timidez, concéntrate en cómo enfrentarla que en cómo te sientas salvando ese escollo.
  3. Aprende a evitar los pensamientos de fracaso.
  4. Anticipa lo necesario para facilitar una buena comunicación. Si tienes una presencia física correcta, hablas despacio y articulando correctamente, tu pose denota seguridad, miras a tu interlocutor a los ojos y dominas el tema de lo que debes hablar, la relación con las otras personas será más fácil.
  5. Fíjate metas que mejoren tu iniciativa social: saluda a tus vecinos del barrio, habla de temas varios con tus compañeros de trabajo… entabla una conversación con un extraño en una parada de ómnibus.
  6. Desarrolla habilidades sociales básicas: inicia y mantén conversaciones, elogia, expresa opiniones personales, etc.
  7. Infórmate de los temas sobre los que necesites hablar. Esto te dará seguridad al entablar una comunicación.
  8. Practica técnicas de relajación para liberarte del estrés que constituye superar tu timidez.