Por Un Año De Metas Cumplidas: Haciendo Realidad Los Sueños.

Publicado por el 10/01/2018. Categoría: Blog

“Si deseas que tus sueños se

hagan realidad: ¡Despierta!”

Ambrose Bierce

Estamos en Enero, y abundan los propósitos para este nuevo año. Enero es un mes en el que todos ponemos nuestras esperanzas en encontrar las fuerzas para cambiar nuestra realidad: adelgazar, dejar de fumar, encontrar el amor, iniciar ese negocio que hemos ido acariciando y construyendo en nuestra mente desde hace rato…perdón, quise decir soñando sin ponerle fecha.

Aunque soy de los que no espera a estas fechas para ponerme metas, reconozco también que son muchas las personas que toman como política sentarse frente al lápiz y el papel para planificar el futuro. Y, como enero es un mes tan bueno como cualquier otro cualquiera para hacer esto, pues hablemos un poco del tema.

Rituales y listas

En Diciembre los latinos hacemos rituales para despedir el año viejo, como quemar fantoches y limpiar las casas para que el año nuevo lo encuentre todo limpio de males anteriores. Estos actos, aunque no tienen más sentido que Papá Noel AKA Santa Claus (los cuales no tienen ningún sentido, pues la navidad se trata del simbolismo nacimiento de Jesús y más nada) nos sirven para sustentar y promover nuestras tradiciones y la cultura de nuestra patria. Y como un hombre sin tradiciones es como un hombre sin pasado, por lo menos desde mi punto de vista bienvenidos sean los rituales de fin de año.

Ahora bien: esas listas tan soñadoras y geniales que hacemos en enero, que parecen películas de Hollywood, tienen un poco de esa magia de la Navidad. Según los psicólogos sociales, esto se conoce como el Síndrome de la Buena Esperanza, que nos induce a pensar que lo que nos propongamos en Enero tiene cierta magia que nos ayudará durante el resto del año.

Y es ahí precisamente donde fallamos y nos decepcionamos.

Una y otra vez

No conozco una sola persona que siempre haya cumplido con sus listas de enero. Según el portal Brain Statistics, los propósitos más comunes por estas fechas son:

  • Bajar de peso
  • Hacer ejercicios
  • Dejar de fumar/tomar
  • Casarse
  • Tener hijos
  • Mejorar como persona
  • Conseguir empleo
  • Ahorrar

Y pocos de ellos duran más que pocas semanas: el 40% de las veces, no duran ni siquiera enero. Y solo el 12% de las personas logran cumplir con sus listas de enero en el plazo de un año.

¿Por qué fallan los propósitos de enero?

Esto no es un misterio, y se puede resumir en lo siguiente:

  • Nos proponemos cosas demasiado ideales: las cosas color de rosa son geniales, pero a menos que ganes la lotería para el próximo año no hay muchas garantías de estar tomando copas en una villa frente al mar de tu propiedad.
  • Nos proponemos alcanzar demasiadas metas a la vez: ser millonario, dejar de fumar y tener hijos al mismo tiempo no te deja concentrarte en un objetivo que pueda realmente lograrse. Los avances en un área son a expensas de retrasos en otras, así que el resultado general es que no avanzas. El que mucho abarca, poco aprieta.
  • Deseamos cosas por las razones equivocadas: a ver ¿por qué tengo que lucir yo como una estrella de película o estar delgadísimo, si no hace bien para mi salud? No dejes nunca que tus objetivos personales estén basados en lo que los demás piensen de nosotros mismos: no dejo de fumar, por ejemplo, porque a mi mujer no le gusta. Dejo de fumar porque es malo para mi salud y mi economía.