Emprendimiento y Fuerza Mental.

Publicado por el 10/12/2019. Categoría: Blog

Emprendimiento y fuerza mental

“Sólo hay una fuerza motriz: el deseo”.

Aristóteles

Hace poco estuve leyendo un artículo científico que me pareció muy interesante y quiero compartir contigo, para que reflexionemos juntos sobre cómo la fuerza mental es lo que nos mantiene en el mundo del emprendimiento y cómo podemos entrenarla para ser más exitosos.

El artículo en cuestión hablaba sobre West Point, la prestigiosa academia militar de los Estados Unidos que entrena a los oficiales del ejército de ese país. El proceso de selección para entrar en ella es rigurosísimo y el nivel de exigencia de los cursos, tanto los lectivos como el entrenamiento físico, son muy altos. Pero aun así, pocos días antes de la graduación uno de cada 5 cadetes abandona.

La culpa de esta estadística es un agotador examen llamado la Bestia, donde los aspirantes son sometidos a una serie de pruebas que exigen un alto nivel de perseverancia. Angela Duckworth, una psicóloga de la Universidad de Pennsylvania, demostró que vencerla no tiene nada que ver con la inteligencia de los cadetes ni con su talento, si no con un parámetro que ella denominó fuerza mental.

La Fuerza Mental

En pocas palabras, fuerza mental es una combinación de pasión, tenacidad y resistencia que hacen que un individuo se apegue a sus objetivos hasta convertirlos en realidad.

Como puedes imaginar, de inmediato esta definición me sorprendió, porque es exactamente ese espíritu que hace que, como emprendedores, sigamos adelante en la realización de nuestras metas pese a las dificultades que día a día se nos presentan. Y mucho más me sorprendió el hecho de que ese estudio afirma que la fuerza mental es algo que podemos entrenar, tal como se entrena un músculo.

Estoy convencido que has escuchado muchas veces la expresión “no tengo suerte”, “¿por qué estas cosas me suceden a mí?”, “¿por qué precisamente ahora, que tan bien que me iba?” e incluso el tonto reclamo de “Dios mío, ¿por qué me castigas así?”. Incluso me atrevería a decir que has dicho algo similar en el pasado… y está bien, no importa. Yo confieso que una vez más que otra también me he sentido sobrepasado por las circunstancias.

Todo esto cambia cuando entendemos qué es lo que tiene que cambiar. Para lograr adquirir Fuerza Mental, lo primero que se exige es un cambio de perspectiva ante la adversidad.

Pensando diferente

Muchas veces nos cuesta entender que cuando los tiempos malos golpean, no somos nosotros los únicos afectados: lo mismo que el sol sale para todos, las crisis también afectan a todos por igual.

La diferencia estriba en que las personas dotadas de fuerza mental no se dejan amilanar por las adversidades y entienden que los momentos difíciles son los que forjan el carácter y ofrecen lecciones valiosas, construyendo así una mentalidad que no se desvía de las metas, sino que utiliza cada enseñanza para trazar un camino. Al final, las personas con gran fuerza mental hacen las cosas que otros no están dispuestos a llevar a cabo, por lo que también reciben recompensas que muchos otros desearían.

Eso es exactamente el retrato de los emprendedores exitosos, que trabajan como nadie y destacan luego, mientras los demás se lamentan de su mala suerte. =Estarías dispuesto entonces a entrenar tu fuerza mental?

 

Artículos relacionados