Sé Más Niño, Sé Emprendedor.

Publicado por el 31/01/2020. Categoría: blog

“Al hombre le interesa lo real, como tal,

aunque no sea deseable. Al niño le importa

lo deseable, como tal, aunque no sea real”.

Armando Montiel

Siempre se ha dicho que como adultos es nuestro deber enseñar a los niños a ser como nosotros, cuando en realidad ganaríamos mucho dejándonos llevar por la psicología infantil. Nótese que no estoy incitándote a que te comportes como niño, pero sí a que te tomes el tiempo de pensar un poco desde sus puntos de vista.

Sobra decir que, cuando somos mayores, la sociedad nos impone ciertos patrones de comportamiento socialmente aceptados que te permiten  integrarte al mundo que te rodea. Eso está muy bien porque el ser humano es un animal de relaciones, pero con los preceptos sociales vienen también muchas cadenas que limitan tu desempeño.

Una de ellas es la disminución de la capacidad de soñar, esa imaginación infantil que convierte un madero en una espada, un barco o un castillo… pero de tal forma que la simple idea nos transforma en soldados, piratas o señores feudales por un buen rato. Si aún puedes recordar esas experiencias, coincidirás conmigo lo bien que se sentían y lo felices que éramos con tan poco. Y, enhorabuena, aún hay esperanza para ti en el mundo del emprendimiento.

Visualiza y cambia

El mundo exterior está tan cargado de problemas como de oportunidades, y ambos están presentes para todos los hombres y mujeres que habitan este planeta, así que trata por un momento de no preocuparte por tu situación actual y enfócate en como serías en la mejor versión de ti mismo.

Ya que vas a soñar, hazlo en grande sin limitarte a lo que es posible o imposible en el momento actual: este es el punto en que volverás a pensar como un niño. Es muy improbable que los galeones españoles cargados de oro regresen, pero si tratas de razonarlo con un pequeño este te dirá que para ser pirata primero va a construir una máquina del tiempo y viajar al siglo XVI.

Puede parecer inocente, pero en una respuesta como esa encierra una gran sabiduría: el niño está pensando fuera de la caja para obtener los resultados esperados sin importar la vía que necesita para conseguirlos. En ese camino se empieza por el resultado final, no se preocupa por los pasos necesarios para conseguirlo, y eso es lo que debes hacer.

Una vez que veas en tu mente la persona que deseas ser, calcula cual sería la cantidad de dinero específica que necesitarías para vivir como deseas y cuánto costaría costear el nivel de vida que deseas para ti. Acá ya debes comenzar a aplicar un poco de realismo y sentido común, aunque de momento esa cantidad te parezca muy ambiciosa. Al hacer esto ya estarás visualizando un estilo de vida como si ya estuviese ocurriendo.

Sé adulto y mira 5 años al futuro

Está bien soñar, pero es mucho mejor plantearnos metas, así que visualiza como serás dentro de cinco años si te animas a recorrer ese camino que te lleva al estilo de vida que deseas.

¿Por qué 5 años? Pues porque al marcar una cota de tiempo a corto o mediano plazo hacemos que nuestra actitud se torne más positiva y nuestras acciones más organizadas hacia la concreción de nuestro sueño.

Ya solo queda trazarte un plan para alcanzar tus sueños en un plazo de 5 años y trabajar en llevarlo a cabo. Este ejercicio no hará que las dificultades desaparezcan, pero sí te colocará en el estado mental adecuado para enfrentarlas.

Artículos relacionados