La Importancia de una Historia que Mueva Emociones.

Publicado por el 27/08/2019. Categoría: blog

Dolores O'Riordan

“La emoción es más potente que la razón”.

Joseph LeDoux

En el marketing gastronómico moderno, la tendencia no es hablar de las bondades de tus productos o servicios: es vincularlos a historias que despierten emociones. Solo así estos perdurarán en la memoria de nuestros clientes y tendrán un impacto real, al conectarse directamente con los sentimientos.

Esto es válido para cualquier campo del mercado, pues el contar historias memorables es una práctica tan antigua como el propio lenguaje humano. Si no les hablas a las emociones de quienes consumen tus productos no lograrás que tu marca perdure y ellos mismos se encarguen de trasmitir tu mensaje a quienes les rodean.

Está claro que ya el simple cartel de “Fundado en tal año” ya no es suficiente reconocimiento para un establecimiento, por lo que queda a tu creatividad el despertar el interés de tu público con buenas historias. Como ejemplo de esta reflexión les traigo un ejemplo que a mí me impactó en lo personal, y que aunque no guarda relación con mi área de especialidad debo reconocer que, cuando un producto es de por sí bueno, su relevancia se potencia apoyado en una gran historia.

Zombi: una canción con historia

Muchos de ustedes deben recordar la canción “Zombi”, el primer sencillo del segundo  disco de la banda irlandesa The Cramberries. Es una de las canciones más emblemáticas de la década de los 90, y aunque el idioma inglés no es mi lengua nativa no dejo de reconocer que tiene una fuerza y una calidad excepcional.

Ahora bien, si te proporciono el dato de que este tema es en protesta contra un atentado del IRA que cobró la vida de dos niños, la canción se vuelve mucho más profunda y memorable. Adquiere otra dimensión. No por gusto su video ha acumulado más de 1200 millones de vistas en Youtube y  Spotify: fue el himno de una generación.

Pero la historia del tema no termina ahí. La banda de rock Bad Wolves hizo una versión de la canción, e invitó a la cantante de The Cramberries, Dolores O’Riordan, a poner su voz a los coros el 15 enero de 2018. Lamentablemente, la mujer de 46 años falleció el mismo día en que se le esperaba para la grabación.

Llegado ese punto, la canción se transformó en un símbolo de respeto y homenaje a la cantante, como lo demuestran los 400 millones de reproducciones que en un solo año acumuló esta canción tributo. Lo que representa 4 veces más que la original en el mismo período. Las ganancias de este video se donan por completo a los tres hijos de Dolores.

Emociones llaman emociones

Tanto la canción original como el homenaje son productos con un éxito indiscutible, porque están basadas en emociones y mueven nuestras propias emociones. Cuando se cuenta una historia y se logra transmitir con ella emociones que nos tocan de cerca, estamos garantizando que alcanzaremos el público correcto para recibir y transmitir nuestro mensaje.

Es por ello que te exhorto, amigo emprendedor, a profundizar en la historia de lo que estás ofreciendo. Seguro encontrarás detrás de cada uno de tus platos una que merece la pena ser contada.

Artículos relacionados